viernes, 9 de diciembre de 2016

El final del panadero.


Ya sé que a menudo se nos recuerda lo conveniente de no ceñirnos a una única versión de la Biblia. El uso de un solo texto hace que involuntariamente le otorguemos valor canónico y legitimador a esa traducción (parto de que la inmensa mayoría desconocemos hebreo y griego antiguos) y miremos con desconfianza cualquier frase proveniente de una versión con la que no estemos acostumbrados.

Generalmente vemos que el sentido y significado de los versículos coinciden prácticamente a 100%, y sólo mentes muy aviesas, suspicaces y que están al quite de todo, son capaces de hallar matices capaces de provocar una discusión de carácter semántico que puede llevar a toda una controversia teológica que desemboque en un cisma entre los presentes (vamos, lo que se ha llamado siempre armarse de la de Dios es Cristo)

Uno no se concediera dentro de ese género de personas, pero hay veces que manejando algunas versiones  sin saber hebreo en modo alguno, se encuentra con diferencias en la traducción que no sabe si achacarlo a una licencia del traductor, un nuevo hallazgo que contradice a siglos de traducción o una simple errata.

Leyendo Génesis  40:16:19 vemos que José, el hijo de Jacob, descifra el sueño del panadero del Faraón, y éste consiste en que será ahorcado en tres días y su cuerpo será devorado por las aves.

En todas las versiones que he podido consultar el panadero acaba colgado, pero se difiere en lo relativo al destino de su cabeza. La Biblia de Jerusalén habla de alzar la cabeza, la Reina Valera la deja sobre el cuerpo ahorcado mientras que la Biblia de las Américas habla de una cabeza quitada y la Nueva Versión Internacional habla directamente de decapitación.

Me entero de que existe la versión Kadosh Israelita Mesiánica, y pensando que con ese nombre tendré mejor manejo del hebreo antiguo, leo el versículo de la discordia, y encuentro: Al cabo de tres días Faraón alzará tu cabeza de ti - él te colgará de un árbol, y los pájaros se comerán tu carne de sobre ti.

Empiezo a pensar que tampoco le hubiera costado mucho al panadero haber pedido más detalles sobre su destino, pero teniendo en cuenta lo halagüeño de lo que acababa de escuchar, se entiende que no quisiera más buenas noticias.

Entiendo que un cadáver decapitado puede ser perfectamente colgado y servir de comedero de pájaros, y más después de comprobar por otras fuentes que en Egipto el ahorcamiento no era muy frecuente, siendo preferidos el empalamiento, el ahogamiento mediante la introducción en un saco de piedras y arrojado al Nilo.

Así que nos conformaremos con la decapitación, pues no quiero ni imaginar qué tendría que haber soñado el malogrado panadero para sugerir un empalamiento o el ahogamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada