sábado, 14 de enero de 2017

Aplicar el oído.

Sostiene J.C. Ryle que la obediencia y sumisión de Isaac en Génesis 22, se comprueban porque cuando preguntó acerca del cordero que era necesitaba para el sacrificio, se conformó con la respuesta de Abrahán: "Dios se proveerá de cordero", y no siguió preguntando.

Algo me dice que si Isaac hubiera escuchado la conversación reflejada en Génesis 22:1, y donde él mismo era el cordero, algo más hubiera preguntado.

Se ve que el suceso se conto a lo largo del tiempo en la familia y explicaría como Rebeca aplicó el oído cuando Isaac le ofreció la primogenitura en Génesis 27: 1-5.

Y es que viviendo en tiendas de campaña es difícil tener mantener una conversación en secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada